Carta a los Tres Reyes Magos

Muy queridos Gaspar, Melchor y Baltazar:

¿Cómo les va? Hace ya tanto tiempo que no les escribo que tal vez hayan cambiado su dirección en el Polo, ooops, perdonen pero es que llegó un momento donde el cachetón colorao les robó el tiro. Bueno, con el paso de los años parece que también les robaron los regalos y las fiestas de reyes, porque antes, los niños, le recogíamos yerba a los camellos, esperando con ansia la visita. Los adultos reyaban hasta justo antes de la llegada de ustedes con sus sigilosos camellos, y de la prueba de la esperada visita solo quedaba la cajita vacía donde habíamos dejado la yerba, y, por supuesto, los regalos que ustedes nos dejaban debajo de la cama.

Que lindos momentos aquellos, que en mi ilusión de niño compartía y que me permitieron la dicha de aprender la bonita historia de vuestra visita al humilde nacimiento a la cuna del niño Jesús, donde le brindaron los importantes regalos de oro, incienso y mirra, regalos que iban mucho más allá de su significado físico para explicar la necesidad del crecimiento y la fortaleza espiritual en todos los hombres.

Los valiosos regalos que ustedes le otorgaron al niño Jesús en cuna, son el legado para toda la humanidad. Sin embargo, ahora que nos creemos el cuento de Santa Claus, los padres se han olvidado de la Navidad, confundiendo la belleza de la natividad con una interminable fiesta, y olvidando a los Reyes Magos como reliquia del pasado, que jamás ha de regresar.

Vuestros regalos a la humanidad comienzan con el oro, un metal precioso que como nuestro espíritu ha sido valorado desde tiempos inmemoriales. Su maleabilidad es uno de sus más importantes atributos y no puede ser dañado por el fuego. Al mezclarse con otros metales el oro se fortalece aunque una onza de oro puede alargarse hasta convertirse en una plancha de 16 pies. Como es claro el oro es el rey de los metales preciosos, y su significado esotérico presenta el reconocimiento de Jesús como el Cristo Rey, por los Reyes Magos.

El incienso es una resina proveniente de árboles africanos y del medio este, en particular del género del árbol de Boswellia. Uno de los más importantes artículos de intercambio en el mediterráneo, en el esoterismo simboliza el reconocimiento de que los brujos y magos han de tenderse ante la divinidad crística.

Finalmente la mirra es una resina derivada de la Commiphora y también era un importante artículo de intercambio en el mediterráneo, utilizado como perfume, como medicamento, como incienso y para embalsamar. Se menciona en la Biblia como incienso en el templo en la Canción de Salomón. Simbólicamente representa la humanidad del Cristo y su futuro sufrimiento y ejecución.

Como ven hay tanto más detrás del relato de nuestra natividad criolla y la historia perduradera de los Reyes Magos que es una pena el que hallamos echado esta historia a un lado para celebrar la llegada de un regordete cachetón, cuyo único llamado histórico es entrar por chimeneas por donde su voluminoso cuerpo no cabe, y vendernos una historia imposible de creer, específicamente en nuestro país donde no existen chimeneas.

Contrario a los que muchos piensan reconozco que los Reyes Magos están todavía ejerciendo su importante función a niveles que pocos han de entender por tanto esa es una historia para otro momento.

Pero hoy quiero hacer un llamado a mis compatriotas para que, nuevamente, y con la misma fe y esperanza de nuestros tiempos de mozo, invoquemos al Rey Gaspar, al Rey Melchor, y al Rey Baltazar, maestros de la humanidad todos, para que derramen sus bendiciones de oro, incienso y mirra sobre Puerto Rico, una nación que tanto lo necesita. Para que a través de estas bendiciones recobremos el interés por unificar a nuestro pueblo, recobremos el interés en la concordia y subyuguemos la discordia. Para que podamos comprender que TODOS SOMOS UNO y que lo que afecta a un puertorriqueño, afecta a TODA la familia puertorriqueña.

Es tiempo de dejar de temer, y de sentir orgullo de lo que somos, de nuestra cultura y de nuestro inmenso talento para improvisar y desarrollar ideas progresistas, para resolver las situaciones que atribulan diariamente a nuestro pueblo.

Es tiempo de realizar que con cada asesinato, destruimos la fibra espiritual de nuestro pueblo y empujamos a nuestra nación a un lugar oscuro y profundo y este se convierte en el infierno de tantas vidas.

Hoy les pido a todos, que nos unamos en pensamiento y espíritu, y que les pidamos a los Tres Santos Reyes, que derramen las bendiciones que una noche derramaron sobre un pequeño infante definiendo la capacidad de este para superar las más difíciles situaciones y convertirse en líder y salvador de la humanidad. Eso es lo que necesita Puerto Rico, y tenemos que seguir el ejemplo de ese infante, Jesús el Cristo, para cambiar la situación por la que atraviesa nuestro pueblo.

Echemos a un lado la política, los ministerios abusadores y carentes de conciencia y espiritualidad, y, específicamente, echemos a un lado a los que toman ventaja de la amabilidad de este pueblo para lucrarse del esfuerzo y el sudor de nuestra frente. Hay que dejar a un lado el espíritu del inconsciente mantenido y levantar el lomo a trabajar, por nosotros y por Puerto Rico.
Es tiempo de luchar por el futuro de la patria, y el futuro de nuestra nación, y esta es una responsabilidad de todos los hijos de Borikén, sin importar donde estos estén.

Tuesday the 19th. Vamos por todo mi gente - Joomla Templates