En cuanto a la posibilidad de un pacto entre las tribus boricuas

Ayer comenzamos una tertulia en cuanto a la necesidad de establecer un diálogo entre todas las tribus boricuas  en busca de un necesario concenso.
 
Hoy continuo dentro de esa tónica luego de escuchar los comentarios de hermanos boricuas cuya perspectiva parte de los extremos del discurso puertorriqueños.
 
Un hermano estadísta defiende la necesidad de la consulta sobre el estatus aunque le pedí que expresara la lógica de su postulado, lo cuál no ha hecho todavía.  Claramente, no espero su explicación ya que me parece falta de perspectiva dentro de la problemática diaria que enfrenta el país.  Un hermano independentista encontró fallas en negociar con aquél que vende la patria.
 
La perspectiva de ambos es entendible dentro de la tónica emocional que presenta el discurso político actual en la Isla, pero es precisamente ese estilo politiquero el que proponemos que se debe abandonar.
 
Buscamos establecer conversatorios sobre la realidad puertorriqueña y estos, por obligación, deben basarse en lo que tenemos en común y no en aquello que nos separa.
 
Es por esto que me parece que es posible e imperante el que busquemos el establecer un dialogo entre TODOS los puertorriqueños.  Y estoy completamente seguro de que es posible el hacer pactos y llegar a acuerdos de trabajo, ya que tenemos más en común de aquello que nos separa. Los hermanos estadistas comparten con el resto de los puertorriqueños el inalienable derecho de su entidad criolla y nacional.  Debemos recordar que necesariamente no todos los estadistas son puertorriqueños, y en tanto y por tanto, la supuesta mayoría que pregonan no se compones por una mayoría de puertorriqueños.  Es más una minoría de puertorriqueños a los que se añaden extranjeros cuyo interés básico no estriba en el futuro de un Puerto Rico soberano.
 
Los estadistas saben en manera clara y precisa que ellos no componen la mayoría de la nación puertorriqueña. Esto se puede observar claramente dentro del reciente anuncio del Comisionado Residente Pedro Pierluissi sobre la futura oferta de cursos para la ciudadanía en Puerto Rico.  Que oferta tan ridícula, y clara en intención.  A ningún puertorriqueño le hace semejante curso, ¿por qué mejor no ofrecer cursos que puedan mejorar las oportunidades de empleo de los más de 700,000 boricuas que han abandonado la fuerza laboral?
 
¿Hasta dónde llega las estupidez de esos soplapotes, que abiertamente ofrecen este tipo de cursos a ilegales indocumentados, con los cuáles tiene un compromiso, que obviamente radica en buscar el voto dentro de estas comunidades?
 
Nadie ha de poder entregar la patria, ya que solo los que tienen ilusiones de grandeza apocalíptica pueden pensar que tenemos la facultad de pedir la estadidad.
 
No la tenemos, y nunca la hemos de tener.  Ni tan siquiera tenemos un voto que la demande en una consulta criolla.  Nuevamente repito, los estadistas no componen  la mayoría dentro de una consulta sobre el estatus, ese es un proceso de masturbación mental del que son víctimas dada la manipulación de su liderazgo, pero una paja mental de todas maneras.
 
Verdaderamente, como mencioné para cerrar mi exposición inicial, que antes que todo es un pedido a la cordura de todos los puertorriqueños, la estadidad, ni el estatus, no es algo que nos deba preocupar como materia de prioridad inmediata.
 
La economía, el crimen, la educación, la corrupción, y la criminalidad esos son temas que nos afectan a TODOS en manera diaria y consistente, y es donde debemos concentrar nuestros esfuerzos. Ese debe ser el enfoque de todos los ciudadanos consientes en el país. Lo demás es más politiquería, más de lo mismo, y si podemos identificar a los que promueven más de lo mismo, entonces es fácil obviar su retórica barata del discurso diario en el país.
 
Por tanto nadie ha de entregar la patria a no ser que la mayoría de nuestro pueblo lo decida de esa manera, y, nuevamente, esto conllevaría el que una supermayoría de nuestro pueblo, demandara la estadidad, en cuyo caso no tendríamos alternativa que continuar sometidos, esta vez sin alternativas futuras.
 
Pero el momento en que el puertorriqueño someta su dignidad cultural, y su soberanía olímpica ante los Estados Unidos, solo es una realidad dentro de la fantasía del más acérrimo estadista.
 
Hermanos y hermanas, boricuas todos, esto es materia de entender la seriedad y la profundidad del asunto, entender que TODOS estamos siendo afectados por la pésima administración de estos bambalanes y entender que no existe espacio en la casa de las leyes para tantos ineptos.
 
Debemos observar claramente, que muchos legisladores y alcaldes no duraron el cuatrienio, debemos anotar su procedencia, y debemos cuestionar, por qué hay tanta corrupción dentro de los candidatos a posiciones electivas dentro del PNP.
 
Esta es una pregunta que deben hacerse los buenos hermanos estadistas, dentro de su capacidad consciente y su honestidad ciudadana.   Hay que ser responsables hacia la patria.  Esto no es decir los rojos son iguales, porque al momento no se han llevado ningún rojo, o ningún verde.  La corrupción, indudablemente, se encuentra dentro del PNP, al menos, hasta el momento.
 
Tenemos la obligación de seguir la huella del dinero, anotar a los que defienden a los corruptos y se escuden dentro de sus poltronas para continuar la estela de corrupción que arropa al país, esos son fáciles de identificar.  Y, hermanos, son mucho más fáciles de sacar del poder.
 
Me preocupa el que el presidente del Senado haya salido en defensa del Alcalde de Vega Baja, ¿qué hay que defender?  Me preocupa el gasoducto, y estos ejemplos de soborno a contratistas, me preocupa porque la experiencia nos indica que nos debemos preocupar.
 
El que defiende a estos soplapotes y malos puertorriqueños, por definición es un soplapote y mal puertorriqueño, como decía aquél viejo estribillo, los buenos con los buenos y los malos con los malos.  Confucio dijo, cuando veas a un hombre bueno síguelo, cuando veas a uno malo, examínate a ti mismo... el Chapulín Colorado lo presentó en manera más sencilla cuando dijo, "síganme los buenos", es de eso que trata esta discusión, y "los buenos, son muchos más, todavía son muchos más".

Tuesday the 19th. Vamos por todo mi gente - Joomla Templates